"¡Muchas Gracias Aramís por tu infinita sapiencia!"


Jueves, 27 de agosto


Una predicción de Aramis Fuster reina la revisión de mis redes sociales. Recomienda a un amigo que, si tiene una cita, nunca olvide el chandal con los tacones porque así triunfará seguro. Parece que una nueva moda ha sustituído las galletas de la fortuna que inundaban los tablones de Facebook por las consultas a personajes televisivos como Belén Esteban o Aramís. La Choni se suma a estas asesoras, aconsejando cosas como que compremos ropa interior negra porque es más difícil que se vean las manchas o que cualquier color combina con el amarillo fosforito.
Me llama la atención cómo evolucionan las tendencias. El horóscopo de las revistas y periódicos se ha transformado en galletas consejeras que saben cómo te irá el día o cuál es la decisión más acertada en el terreno amoroso.

Yo solía leer el horóscopo del ya extinguido diario Metro mientras iba hacia la universidad. No sólo eso, sino que mis amigas y yo hacíamos un estudio pormenorizado de nuestro futuro, comparando los tres o cuatro periódicos gratuitos que nos dejaban otros madrugadores trabajadores en los asientos vacíos. Una hora de transporte público (autobús primero, cercanías después) nos daba para entender que es muy difícil compaginar "ser reina de la noche y no pasar por casa porque esta semana será la nuestra" con "no perder de vista a nuestros hijos ya que podrán tener un resfriado" (resfriado, que no gripe, no vayamos a poner al pobre niño en cuarentena por tener posibles síntomas del virus H1N1). Uno de los mejores fue 'Salud: vigila tus axilas'. Ajá. No las perderé de vista. No vaya a ser que sean ellas las que se conviertan en las reinas de la noche mientras yo voy curando niños por ahí...

Poniendo por delante que nunca he creído en este tipo de predicciones, uno de los mejores recuerdos de mi paso por la universidad es la lectura en voz alta de los gratuitos. No sufríamos los atascos del Madrid de las ocho, los disfrutábamos, absortas como estábamos en comentar los resultados de los adivinos, resaltar los titulares sensacionalistas de estos diarios y comparar opiniones sobre cualquier tema de actualidad. En este camino debatíamos, escuchábamos, analizábamos, reíamos, estudiábamos y, sobre todo, crecíamos.

Y dos años después de dejar esa época, me encuentro en una oficina con dos de esas personas que iban a mi lado en el autobús, que ahora no sólo son mis mejores amigas, sino que comparto con ellas un proyecto propio que día a día vamos sacando adelante.

Supongo que el becario que escribía los horóscopos no sabía que estaba contribuyendo a todo esto. Yo, por mi parte, intentaré no quejarme de las predicciones de Aramís que abarrotan mi tablón porque ¿quién me dice que no hay otras tres personas comentándolas, comparándolas y riéndose con ellas?

Hasta mañana a las ocho.

3 comentarios:

M. San Felipe dijo...

¡Me he reído un montón! Qué ratos más buenos, con los ojos legañosos, rapiñando periódicos en el cercanías para leernos el horóscopo. ¿Por qué siempre nos preguntábamos qué signo éramos si lo leíamos todos los días?: Piscis, Tauro, Géminis y Virgo... :-P

Irene dijo...

¡Qué buenos ratos pasábamos! ¡Qué recuerdos leyendo estas líneas ahora! Y ¡qué bonitas palabras para expresar ese pasado, este presente y, espero, aquel futuro!

Has entrado al mundo de los blogs por la puerta grande. Enhorabuena (no esperaba menos de ti) :-D

Laura C dijo...

¿No os acordáis hace unos años, cuando estábamos en bachillerato, que en Tauro (lo siento Blanca, es cierto) pusieron "Todos los hijos de puta nacidos bajo este signo morirán apuñalados"? Y lo de las axilas es importante, que más de una ha descubierto después de depilarse que su desodorante sí tenía alcohol.

Publicar un comentario

Copyright @ De 8 a 8 y media | Floral Day theme designed by SimplyWP | Bloggerized by GirlyBlogger